La sequedad de la piel en nuestro rostro

Share Button

La sequedad de la piel en nuestro rostroDentro de los problemas que puede tener nuestro rostro, la sequedad es uno de los más habituales de la piel. Ésta se produce, por ejemplo, al finalizar las vacaciones de verano por la cantidad de tiempo que estamos expuestos al sol. Sin embargo, no hay nada que no se pueda arreglar con buenos cuidados para recobrar la luminosidad de la piel y darle esa frescura y vitalidad que necesita.

Los síntomas más comunes para detectar sequedad en nuestro rostro es un aspecto seco y un tanto áspero, presentando a menudo capas de tono blanco, con piel desprendida. Aunque en principio es una afección propia del tipo de piel seca, no es exclusivo de este tipo de pieles, sino que puede presentarse de forma más o menos habitual en otros tipos.

¿Por qué tengo la piel seca?

Una de las principales causas de la sequedad es la falta de hidratación de la piel. Muchas veces, no basta con hidratarla a conciencia, ya que en muchos casos, cuando se tiene la piel seca, nunca es suficiente el grado de hidratación.

También es muy normal que aumente el grado de sequedad con el paso del tiempo. La edad es un factor determinante, ya que con ella disminuye el funcionamiento de las glándulas sudoríparas o sebáceas provocando que la piel se afine y se debilite el sistema circulatorio. En muchos casos, puede deberse a una herencia genética, aunque no son pocas las que tienen este problema.

No siempre que nuestra piel presente un aspecto áspero podemos hablar de piel seca, quizá se trate de una afección temporal debida a gran cantidad de factores, entre los que cabe destacar las climatologías muy acusadas. En determinadas condiciones meteorológicas, la piel no puede retener la suficiente cantidad de agua, provocando su deshidratación. Un caso muy común viene a ser los efectos del frío del invierno o el efecto secante de la exposición del sol.

¿Cómo podemos ayudar a nuestra piel seca?

Hoy no es nada difícil hidratar la piel debido a que existen numerosas marcas en el mercado que ayudan a combatirla. De todas maneras, antes de ponerte cualquier crema prepara tu rostro para que esté en perfectas condiciones.
Es recomendable, para hidratar la piel en profundidad, que esté en perfectas condiciones de receptividad. Para ello, es bueno exfoliarla cada cierto tiempo. De esta forma, se retiran las células muertas, dejando la piel preparada para una correcta hidratación, ya que no habrá “obstáculos? para ella. Existen muchas firmas cosméticas que tienen productos exfoliantes de cara.

Acuérdate de evitar lavar tu rostro con agua muy caliente, ya que ésta elimina los aceites naturales de la piel, dejándolo seco En su lugar, lávatela con agua templada y, si puedes, usa un jabón humectante especial para este tipo de pieles. Evita los productos de limpieza y aseo (jabones, lociones y perfumes) muy fuertes, ya que resecarán más tu piel.
Aplica una crema hidratante y procura salir a la calle “protegida? para que el aire y el frío no te afecten.

No frotes bruscamente tu piel. Trátala con suavidad y retira la descamación con bastoncitos humedecidos y lentamente. Así, evitarás que se irrite y seque aún más. Ten cuidado de no caer en la exageración e hidratarte en exceso, ya que puedes conseguir que obstruyas los poros y que te aparezcan puntos negros, puntos blancos o acné.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by WordPress | Design by: Bellezablog | Copyright Bellezablog